Cata de aceiteNo se hacen catas para disfrutar del vino?, de la cerveza?, del queso?… porque no hacer una cata para disfrutar de nuestro Oro líquido, el aceite de oliva virgen extra.

No es necesario ser un gran especialista, ni entender de características especiales, para hacer una cata de aceites, lo único hay que dejarse llevar por los sentidos.

Para hacer una cata de aceite hace falta simplemente 3 cosas un vaso pequeño, que podamos cerrar con algún tipo de tapa, los aceites a catar, y por último las ganas de descubrir, oler y sentir.

Lo primero que se debe observar es el aspecto visual del aceite, este es el menos importante, puede variar desde un verde oscuro hasta un amarillo color oro dependiendo del tipo de aceituna, aquí lo que se busca es que no tenga impurezas y ningún tipo de residuos o turbezas. En las catas profesionales el recipiente que se utiliza para hacer a cata es opaco y normalmente de color azul.

La segunda fase en cualquier cata es hacer un análisis olfativo, para ello dentro de la copa se introduce unos 25 gr, lo que viene a ser un dedo aproximadamente. Y lo que debemos es tapar la copa para que no pierda ningún aroma y efectuar giros rotatorios para que el aceite entre en contacto con el aire. Al mismo tiempo debemos calentar la copa con la palma de la mano ya que entorno a los 28º C es la temperatura ideal para que el aceite desprenda todos sus olores y sabores. Esto se debe realizar durante medio minuto.

Una vez hayamos hecho lo anteriormente dicho se abre la tapa y se hacen inspiraciones, estas deben ser suaves, lentas y profundas. Aquí lo que buscamos es a que nos recuerda ese olor, puede ir desde manzana, frutos secos, hierba…..

Una vez hayamos terminado el análisis olfativo, la siguiente fase es el análisis gustativo, para ello damos un pequeño trago de aceite, antes de tragarlo, lo debemos distribuir por todas las zonas de la boca equitativamente, introduciendo a la vez aire para evocar y buscar mejor los sabores. Aquí buscamos diferentes aspectos tales como el dulce, salado, ácido, amargo, picante… En boca lo debemos tener entorno a 5 segundos, Cuando lo hayamos tragado esperaremos unos 30 segundos para buscar el retrogusto que deja en el paladar.En este análisis gustativo también buscamos la densidad del producto, así como el paso por boca.

Por último los aceites se puede clasificar en tres tipos, los aceites afrutados son aquellos cuyo sabor es muy similar al de la aceituna de la cual proceden, los aceites equilibrados o armónicos aquellos que no sobresale ninguna característica por encima de las otras y por último los aceites desequilibrados o descompensados, aquellos que dentro de su sabor sobresale una característica por encima de las demás, aroma, sabor….

Elegir varios aceites para hacer vuestra cata, empezar siempre por el más suave y acabar por el más fuerte, entre cata y cata comeros un trozo de manzana o beber un vaso de agua para quitaros el sabor anterior.

Así que os animamos a tod@s a hacer una cata de aceite con vuestros amigos y probar de una forma diferente nuestro oro líquido el aceite de oliva virgen extra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.