Hoy os queremos seguir animando a que juguéis haciendo catas con vuestros amigos… esta vez os proponemos una cata de chocolates, es una manera divertida de pasar una buena velada  y degustando los productos en toda su dimensión. 

Cata de chocolate

Chocolates La Abuela

El chocolate es un producto muy diverso y complejo en su fabricación y por ello es prácticamente imposible el encontrar dos iguales. Para hacer una cata de chocolate en toda su extensión se deben utilizar los cinco sentidos. En este breve descriptivo vamos a ver que debemos analizar con cada sentido.

Para su preparación hay que hacerlo en una sala con una temperatura entre 18º y 22º hay que preparar porciones pequeñas o una onza por cada tipo de chocolate siempre degustarlas de menor a mayor porcentaje de cacao, para romper el gusto entre uno y otro chocolate se puede utilizar trozos de manzana, pan tostado y agua. Ya el resto os lo dejamos a vuestra imaginación dependiendo de con quien hagáis la cata, amigos, pareja… os recomendamos para el final para brindar un buen cava.

Con la vista nos debemos fijar que el color sea uniforme, puede oscilar de un marrón oscuro casi negro hasta un rojizo dependiendo de si hay más o menos leche en sus ingredientes. La brillantez detona una pastilla de chocolate bien hecha. Aquí lo que se debe evitar son colores blanquecinos o de diferentes tonalidades en el chocolate, ya que esto nos dice que el chocolate no ha sido bien conservado por cambios de temperatura. Por último se mira si no tiene burbujas ocasionadas por los moldes y que no produzca migas cuando se parte.

Mediante el tacto comprobaremos la ductilidad del chocolate presionando con los dedos pulgar e índice. Después hay que partir el chocolate con las manos primero y la boca después así de esta forma veremos su granusolidad, ligereza y textura. Un buen chocolate no se pega al paladar o la lengua.

A través del oído se debe escuchar el crack caracterísitico tanto al romperlo con la mano como al masticarlo en la boca, esto es un signo de buen calidad y buena conservación.

El olfato lo vamos a utilizar de dos formas diferentes, la primera acercándonos la tableta a la nariz aquí podremos sentir los olores más característicos de un chocolate el cacao por una parte y por otra los demás ingredientes utilizados en el proceso de elaboración. La segunda es una vez masticado y triturado el chocolate en la boca expulsar el aire y así de esta forma podremos volver a sentir sus aromas y comprobar la intensidad y persistencia de una manera más fehaciente.

Por último el gusto este para mi personalmente es el mejor porque me encantan todos los chocolates, aquí para apreciar en todo su potencial debemos aprisionar un trozo de chocolate entre la lengua y el paladar hasta que se funda y una vez fundido hay que extenderlo dentro del boca para que llegue a todas las papilas gustativas. Debemos apreciar por un lado los tres sabores primarios del chocolate dulce, amargo y ácido y por otro los demás ingredientes que se haya utilizado en su elaboración. El equilibrio entre los sabores detona un chocolate de buena calidad.

Esperamos que os haya ayudado esta pequeña guía para pasar un rato divertido y exquisito ahora sólo os queda comprar chocolate y a degustar.

SED FELICES

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.