Historia del queso

Hoy os queremos hablar sobre el origen del queso en la historia.

Todo lo que se tiene son suposiciones, ya que hasta que se descubrieron los primeros hallazgos arqueológicos en Mesopotamia, no hay más que suposiciones:

Esta suposición consiste en que los primeros quesos se fabricaron con las cabras y ovejas que se domesticaron en la época del Neolítico. El proceso se piensa que se descubrió de una forma totalmente natural, primero con la observación de que la leche tras cierto tiempo se cuajaba y que el calor ayudaba a ello y luego que si se quitaba el líquido que soltaba la cuajada, esta se hacía más sólida y podía conservarse más tiempo. Por último hay una leyenda que dice que un pastor de nombre Kanama estaba en el desierto y guardó la leche ordeñada de su rebaño en un recipiente hecho con las tripas de cordero y así de esta forma descubrió la enzima digestiva y el cuajo, así de esta forma se llegó al final del proceso de elaboración del queso.

La época clásica de Grecia, atribuía a Aristeo el descubrimiento del queso. En la Odisea de Homero (siglo VIII a. C.) se describe a un Cíclope haciendo y almacenando quesos de oveja y cabra.

Como hemos comentado antes, todo esto son suposiciones, el primer testimonio gráfico data de un friso del siglo tercero antes de cristo en Mesopotamia llamado “La lechería” en el templo de la diosa de la vida “Ninchursag” este friso describe de una manera gráfica la producción del queso.

En la época Romana ya hay diversos escritos sobre la fabricación del queso como Re Rustica de Columela (65 d. C.) en el se detallaba la fabricación de quesos con procesos que comprenden la coagulación con fermentos, presurización del cuajo, salado y curado. La Naturalis Historia de Plinio el Viejo (77 d. C.) dedica un capítulo (XI, 97) a describir la diversidad de quesos consumidos por los romanos del Imperio. Los romanos lo comían en su dieta condimentados con diversas especias y frutos secos.

El queso se ha utilizado como sustitutivo de la leche, y se utilizaba en viajes, ya que su conservación es larga y fácil de transporte.

Espero que os haya gustado saber el origen del queso y ahora a comer queso con conocimiento…

SED FELICES.